Return to site

Soy la mujer de mi vida

Un día para luchar

“Tal día como hoy, hace 162 años, miles de trabajadoras textiles decidieron salir a las calles de Nueva York con el lema 'Pan y rosas' para protestar por las míseras condiciones laborales y reivindicar un recorte del horario y el fin del trabajo infantil.”

Hace 162 años miles de mujeres salieron a la calle, para que estemos en el punto en el que nos encontramos, y para abrirnos el camino para continuar esta lucha.

Porque el día de la mujer no es un día de celebración, es un día para luchar, para gritar, para estar más unidas que nunca, y para dar la cara, orgullosas y de la mano.

Orgullosas porque nos lo merecemos, porque damos vida, a pesar de que nos la quiten injustamente. Orgullosas de la diversidad, porque el feminismo nunca ha sido homogéneo, ni lo será. Las luchas son tan numerosas como las opresiones. Que el nuestro no es un grupo uniforme de personas, que lo que nos une a veces es lo que nos separa y esa no es una mala noticia, porque la diversidad no le resta valor a nuestro reclamo de ser vistas, de que nuestras voces sean escuchadas.

Orgullosas porque este día no se ha sumado al consumismo en el que nuestra sociedad se ve sumergida. Orgullosas porque hemos trasladado esta revolución a muchas facetas de nuestra sociedad; en los últimos años, el feminismo ha adquirido una fuerza reivindicativa global que ha incrementado la defensa de la igualdad también en lo social, en llamamientos a huelgas laborales masivas, en protestas internas en grandes empresas, y en las voces de muchas mujeres que quieren un cambio.

Porque el feminismo que vemos en las calles no deje de ser una lucha inconformista, inmoderada, exigiendo respuestas urgentes, “con más ternura que dureza” y sin perder nunca de vista el motivo por el que estamos alzando nuestras voces.

Que nuestra palabra sirva más para hacernos reflexionar juntas que para silenciarnos, para que no caigamos en contradicciones que lo único que hacen es difuminar el sentido de la causa.

Ojalá algún día poder sentir que no hay nada más por lo que luchar, por todas las mujeres que no se resignaron y no dejaron de reclamar derechos cuando no los teníamos, y por todas las que lucharemos hasta quedarnos sin voz.

Si hay algo que celebrar este día, es que todas nosotras, mujeres, siendo capaces de trabajar juntas y crear nuestras fortalezas desde la diferencia, estamos cambiando el mundo.

Paula Marín Ramos

All Posts
×

Almost done…

We just sent you an email. Please click the link in the email to confirm your subscription!

OK